Archivo para México

¿Eres realmente libre?

Posted in El mundo en que vivimos with tags , on 16 septiembre 2009 by nutricionespiritual

Hoy, en México, conmemoramos el 199 aniversario de la independencia de este país. Es interesante observar cómo este movimiento surgió y tuvo auge en el momento preciso de la historia y, aunque no era la intención orginal, generaron una patria libre para que todos los mexicanos podamos tomar decisiones acerca de qué queremos hacer de nuestras vidas y cómo queremos hacerlo.

La madrugada del 16 de septiembre de 1810, el cura Miguel Hidalgo y Costilla tocó las campanas del pueblo de Dolores para iniciar, así una revuelta que, al cabo de once años se vio reflejada en el acta de consumación de la independencia el 27 de septiembre de 1821 (que yo sigo alegando que sería mejor celebrar esta fecha, pero los historiadores tendrán sus razones).

Es por eso que me viene a la mente si realmente somos verdaderamente libres. Aparentemente lo somos. Vivimos en una nación donde, la mayoría podemos transitar libremente por las calles, con gente que acoge a muchos extranjeros que se refugian en nuestro país con la esperanza de un futuro mejor al que tienen en sus propios países. Estamos en una nación en la que, LA MAYORÍA, podemos ir a donde queremos y hacer lo que deseamos pero…¿Realmente qué tan libres somos?

Existen dos tipos de factores que ponen a prueba nuestra libertad:

  1. Factores externos: Vivo en una de las regiones, aparentemente, más seguras de nuestro país, en medio de una “burbuja bella” que nos protege de muchas cosas, sin embargo, hasta este lugar han llegado amenazas, peligros, disparos, bombas e incluso enfermedades como la famosa influenza AH1N1 que nos ha mantenido encerrados en casa por el temor. Eso sí es preocupante. ¡El miedo paraliza! La gente ya no puede salir tranquilamente a la calle por temor a lo que pueda pasar, un secuestro, un “levantón” o simplemente un estornudo. Este tipo de factores externos nos mantienen a la expectativa. Pero ya lo dijo Jesús cuando nos hablaba del tiempo en que nos tocaría vivir (Mateo 24:6-8).
  2. Factores internos: Nuestra mente se ha vuelto más “abierta” con el paso de los años. Hemos permitido cosas que hace 10 años sería imposible ver, nos hemos convertido en una cultura consumista y cambiante. Basta ver cómo empezamos a creer que el hecho de que una pareja sostenga relaciones sexuales sin casarse no está mal o cómo el hecho de que un niño le grite a sus padres es permitido e incluso el hecho de que no nos guste la idea del matrimonio porque  “toda la vida” es “demasiado tiempo”. Estos son sólo ejemplos de cómo nuestra opinión de las cosas se ha vuelto más delicada. Antes de que me taches de retrógrado quisiera invitarte a reflexionar un poquito. Los factores externos no son mas que un reflejo de los internos. Tenemos miedo a la sociedad cuando nuestra propia decadencia personal nos ha llevado a eso. La sociedad refleja lo que tú y yo como individuos somos. ¡Somos presos de nosotros mismos cuando gritamos a los cuatro vientos que somos libres.! Y déjame decirte que eso también estaba profetizado (Mateo 24:10-12).

Es un buen momento para sentarnos a reflexionar un solo segundo. ¿Qué es lo que realmente se necesita para ser libre? La Biblia es clara con respecto a esto: “Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos; y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres”. (Juan 8:31-32).

Quiero invitarte a pensar en cómo este mensaje nos ayuda el día de hoy.

  1. Si se mantienen fieles a mis enseñanzas, serán realmente mis discípulos: La fidelidad a las enseñanzas del Maestro nos hacen sus discípulos. No pretendamos ser verdaderamente libres si no somos discípulos de Aquel que nos brinda las enseñanzas. ¿Y cómo puedes ser un discípulo? Muy sencillo. Conviértete en un “fan” del Maestro: Ve a donde iría Él, Aprende todo lo que puedas acerca de Él, Vive como Él (1 Juan 2:6). Así como hay gente que duerme afuera del estadio Azteca, previo a un juego de la Selección Nacional, Asi como no te pierdes un programa del “Reality Show” que está de moda y así como te sabes todas las canciones de tu artista favorito, conviértete en un fan del Maestro. Haz todo lo que Él haría y deja de hacer lo que, definitivamente Él no haría. Teniendo este requisito cumplido llegarás al segundo paso:
  2. Y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres: Cuando seas realmente discípulo del Maestro, podrás conocer “la verdad”. ¿Pero qué es la verdad? Aquí está la respuesta (Juan 14:6). Sólamente cuando te conviertas en un verdadero aprendiz, en un verdadero “fan”, en un verdadero discípulo, lograrás conocer al Maestro. Sólamente así serás verdaderamente libre.

Nunca lograremos el mundo perfecto que soñamos, pero si realmente te decides a ser libre, Dios tiene un lugar maravilloso que está preparando para tí donde todo lo que sueñas será una realidad. (Apoc. 21:1-5)

¡Sé libre!

Puedes leer: Mateo 24; Juan 8:31-32; Juan 14:6; 1 Juan 2:6; Apocalipsis 21:1-5

Anuncios