Archivo para violencia

Violencia: ¿Un problema biológico o social?

Posted in "Científicos locos" with tags , , on 21 septiembre 2009 by nutricionespiritual

Este artículo fue tomado de www.neomundo.com.ar y escrito por Andrea Gentil. ¿Tú que opinas?

Con pocos meses de vida, una nueva investigación busca localizar con mayor precisión si hay anormalidades en el cerebro capaces de originar actos de violencia y agresión en las personas.

Lo positivo de esto es que los resultados obtenidos podrían ayudar a los médicos diagnosticar a aquellos niños y adolescentes con problemas de conducta, sobre todo en la fase de la prevención, antes inclusive de que el ciclo de violencia tenga un comienzo declarado.

Pero los resultados también plantean espinosas cuestiones éticas: la capacidad de leer en el cerebro si alguien es portador del riesgo de ser violento podría utilizarse para estigmatizar o incluso condenar a una persona antes de que comenta algún delito.

Esta excusa biológica caería como traje a medida para dejar libres a algunos criminales probados, de los cuales se diría que no pueden ser considerados responsables de su comportamiento.

El estudio que lanzó el puntapié inicial de estas hipótesis y dudas es uno hecho por neurocientíficos de la Universidad de California, San Diego (Estados Unidos).

En él, los expertos usaron imágenes de resonancia magnética para estudiar la actividad cerebral de un pequeño grupo de los adolescentes varones que sufren de agresividad reactiva, un trastorno por el cual quienes lo padecen están constantemente sobre reaccionando ante lo que consideran amenazas permanentes.

“Estos niños tienden a sobreactuar: le dan un puñetazo a alguien o patean una puerta, pero después lo lamentan profundamente -explica Guido Frank, director del estudio-. Lo que sucede es que en el momento en que reaccionan no se pueden controlar a sí mismos.”

Cuando los científicos les mostraron imágenes de caras amenazantes, estos niños mostraron una mayor actividad en la amígdala, zona del cerebro que se vincula con el miedo. Al mismo tiempo, sus cerebros demostraron tener reducida la actividad en la corteza prefrontal, normalmente implicada en el razonamiento y en la toma de decisiones.

Los resultados parecen dar una explicación neurobiológica de su comportamiento: ante los rostros enojados, los adolescentes afectados sienten más miedo, tal y como se refleja en la amígdala hiperactiva. Pero el hecho es que también tienen menos capacidad para controlar sus acciones, debido a la lentitud de la corteza prefrontal. “En el momento, no pueden pensar en las consecuencias”.

Estas conclusiones se basan, además de en las imágenes cerebrales obtenidas, en otras investigaciones hechas con anterioridad, y que implican a la corteza prefrontal en la agresión y la violencia.

Algunos sondeos efectuados entre asesinos y personas con conducta antisocial, Raine y sus colegas encontraron que sus cortezas prefrontales eran más chicas que las de las personas normales tomadas como referentes de control.

Además, un meta-análisis de 47 estudios diferentes de imágenes cerebrales de adultos confirmó los resultados: las personas con conducta antisocial, en particular aquellas que poseen un historial de comportamiento violento, tienen problemas a la vez estructurales y funcionales en la misma parte del cerebro: la corteza prefrontal aparece como más pequeña y menos activa.

El hecho es que las imágenes del cerebro, por buenas que sean, sólo pueden predecir el riesgo, por lo que es difícil determinar cómo utilizar la información que brindan.

“Lo que tenemos que tener siempre en cuenta, a medida que vamos comprendiendo cómo es la neurobiología de la violencia y de la agresión, que ninguno de esos factores es determinante -advierte Craig Ferris, neurocientífico de la Northeastern University-. No somos esclavos de nuestra biología.”

Algunas investigaciones demostraron que la genética tiene incidencia sobre todo en lo que hace al tamaño de la corteza prefrontal; pero haber sufrido abuso y maltrato en la niñez, también puede contribuir a alimentar un futuro violento.

Un ejemplo de esto último es el denominado síndrome del bebé sacudido, que parece afectar en primer lugar al cortex prefrontal orbital, una de las áreas del cerebro implicadas en el estudio de Raine.  Otras investigaciones realizadas con anterioridad, tanto en seres humanos como en animales, sugieren que las influencias ambientales pueden tener un fuerte impacto en el resultado final. El amor maternal es capaz de reducir el riesgo de violencia en las personas susceptibles, mientras que, por el contrario, el estrés y el abuso por parte de la misma puede aumentarlo.

Anuncios